Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

dimecres, 27 de juliol de 2011

Doña Blanca una reina sin corona bajo el carlismo (Miguel Romero Sáiz)


Llibro: Doña Blanca una reina sin corona bajo el carlismo.
Autor: Miguel Romero Saiz.
Pais: España.
Editorial: Alderaban.

Se trata de uno de los últimos ensayos del historiador Miguel Romero sobre un período histórico importante y también poco tratado como es el Carlismo.

Este movimiento surgió cuando Carlos María Isidro de Borbón hermano de Fernando VII, pretendía el trono vacante dejado por dicho monarca en detrimento de Isabel II y que dió lugar a tres guerras carlistas durante el siglo XIX.

El libro se centra en la figura de Carlos VII y de su hermano Alfonso Carlos que provocaron la tercera guerra Carlista entre 1870 y 1873.

El carlismo pretendía el establecimiento de los valores tradicionales en detrimento de los valores liberales, aunque también defendía algunos principios poco conocidos por nosotros como el reconocimiento de las naciones españolas que Felipe V suprimió.

El capítulo primero está dedicado a Carlos VII y hace un especial hincapié en la identidad que significó para el Carlismo el exilio y que incluso les privó de la nacionalidad española que les fue reconocida con la aprobación de la actual Constitución.

Realiza un recorrido biográfico por la figura de Carlos VII, su personalidad y algunos hechos históricos como que fue propuesto para ser escogido rey en lugar de Isabel II. Cabe destacar como a pesar de sus convicciones absolutistas en su manifiesto antes de la tercera guerra Carlista, se dirige al resto de naciones españolas para asegurarles los Fueros que les arrebató Felipe V, algo que ya contempló la Primera República en su proyecto de Constitución.

Dedica especial atención al conflicto bélico y como los Carlistas llegaron a tocar con los dedos la victoria hasta que el asedio a Bilbao les hizo retroceder posiciones que les llevaron hasta la derrota y como curiosamente se hacen fuertes en los territorios que tenían fueros antes de la llegada de los Borbones.

Nos recuerda también que el concepto de las dos Españas se remonta a la llegada de Felipe V y que se afianza durante los conflictos carlistas.

Finaliza el capítulo primero reseñando la figura de Doña Margarita, el angel de la Caridad, y su contribución a la creación de hospitales para heridos no solo en el bando Carlista, sino también en el liberal.

El capítulo segundo lo comienza analizando las figuras de Alfonso Carlos hermano del pretendiente y de su esposa Maria de las Nieves (Doña Blanca) y como se puso de inmediato al lado de su hermano Carlos y de las dudas que este tuvo sobre él y sobre la conveniencia de que su esposa participara en primera linea del frente.

Asimismo destaca el afecto que Doña Blanca se ganó entre los combatientes Carlistas llegando incluso a ser recibida con paradas militares.

Dedica un apartado especial al trato que recibió Doña Blanca por parte de los liberales, no solo por ser mujer, sino también por desprestigiar al enemigo, acusándola de atrocidades que al parecer jamás cometió.

Destaca la creación del cuerpo de Zuavos para escolta personal de Don Alfonso a inspiración de la compañia del mismo nombre a la cuál perteneció de jóven para defender los Estados Pontificios.

Finaliza el segundo capítulo tratando el abandono de la guerra de Alfonso Carlos y de Doña Blanca y las escisiones del carlismo una vez proclamado rey Jaime III y el giro radical que da a las reivindicaciones, tratando de conseguir su legitimidad por medios diplomáticos en lugar de con la guerra.

Así el Carlismo pasa a tener diputados en Cortes y Alfonso XIII una vez proclamada la Segunda República tiene contactos con Jaime III para formar un frente monárquico común, contactos que continua con Alfonso Carlos una vez fallecido repentinamente Jaime III y nombrado sucesor este.

Con la llegada de la Guerra Civil los Carlistas se ponen de parte de los sublevados y Doña Blanca durante la Segunda República envía una misiva al Papa Pio XI expresando su preocupación por el sovietismo que está viviendo España.

El libro finaliza con el reconocimiento del autor al valor y la entereza de la protagonista y con unos escritos que la misma autora dirigió al Papa ante los acontecimientos sufridos por España.

Se trata sin ninguna duda de un interesante libro para conocer una parte importante de nuestra historia y un movimiento muchas veces olvidado y maltratado como el Carlismo, que si bien tenía principios absolutistas, tenía también hechos interesantes como reconocer las diversas naciones españolas algo que sus antepasados negaron.

El autor demuestra con mucha claridad y neutralidad como muchas veces la historia oficial oculta hechos relevantes como la pérdida de identidad que sufrieron las naciones hispánicas con la llegada de los Borbones y en este libro en concreto, demuestra que el liberalismo no era perfecto, ya que era excesivamente centralista y negaba todo reconocimiento al resto de naciones que forman España.

Este libro es un buen ejemplo de como tratar otra de las realidades e ideologías que han surgido a lo largo de la historia de España, desde la más absoluta neutralidad y respeto hacia las otras opciones, algo que no todo el mundo hace, tenga las ideas que tenga.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada