Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

dimarts, 18 d’octubre de 2011

El arte de las relaciones personales (Miguel Silveira)



Está dirigido a personas con cierta dificultad para tener unas relaciones plenas en todos los ámbitos.

Después de la introducción, contiene un test de asertividad que nos muestra como somos y que es lo que más tenemos que trabajar.

El libro está dividido en dos bloques: Las relaciones que son y como funcionan y nuestras relaciones personales con la pareja, la familia y el trabajo.

El capítulo uno está dedicado a nosotros y los demás. Comienza recalcando que las relaciones personales se cultivan practicándolas.

Habla de la primera impresión y de las consecuencias que esta puede tener, ya que muchas veces la primera impresión no es lo que cuenta.

En este primer capítulo trata también de las personas que ejercen poder y de los perdedores. Dedica un amplio apartado a las características de estos últimos. Entre ellas se encuentra la falta de confianza en sí mismo.

Otras características que expresa de este tipo de personas son que autodescubren sus defectos, callan casi siempre, asienten, ceden por amor y destaca que tienen derecho a diferir y a oponerse.

Es importante las reflexiones que hace de la fragilidad de las relaciones, ya que no son perdurables si no se cuidan. Habla del miedo que si siente cuando se tienen que afrontar diversas situaciones.

Puntualiza que no hay que confundir a las personas con los hechos o las tareas que realizan. Recalca la importancia de los contactos sociales.

Habla de dos aspectos muy importantes y muy sencillos según el autor para establecer contactos: ser capaz de establecerlos y ser capaz de mantenerlos. Da unas importantes directrices para lograr unas relaciones satisfactorias.

El capítulo dos trata de como poner en marcha la red de relaciones. Hace una definición de la empatia. Destaca lo que llama caricias psicológicas entre las que se encuentran el nombre, la sonrisa, el elogio, el perdón, el adiós, el por favor y las gracias.

Hace mucho hincapié en todas estas caricias psicológicas y la manera de realizarlas, dado que a todos nos gusta recibir elogios y agradecimientos y al igual que nos gusta recibir debemos dar, ya que ello nos facilita mucho nuestras relaciones sociales.

Trata de los beneficios del contacto físico entre las personas e incluso de abrazarse a un árbol para conseguir relajarse. Define detalladamente las tres partes de una conversación que son comenzarla, mantenerla y terminarla.

Hace hincapié en los diferentes recursos para el arte de conversar como la ignorancia selectiva, el lenguaje del cuerpo, mirar, escuchar así como pautas para la escucha activa.

Habla de los elementos que distraen a la hora de escuchar al otro como la depresión, la preocupación o la ansiedad. También achaca al estrés y a las prisas la falta de atención hacia el otro.

La última parte del capítulo la dedica a saber personalizar el trato y a saber expresar de forma adecuada los sentimientos. Trata también los efectos negativos que puede producir los dolores corporales y la ropa.

El capítulo tercero está dedicado a como mejorar nuestras relaciones a la vez que cuidamos de nosotros mismos y hace hincapié en porque decimos si cuando queremos decir no.

Habla de la necesidad de no precipitarse para pensarse la respuesta a dar. Algunas técnicas que recomienda son las del disco rallado y entrenarse para decir no. Asimismo recomienda no dar muchas explicaciones.

Da importantes consejos para ignorar a las personas que nos alteran. Asimismo nos enseña como presentar una queja. También habla de como amar y guardar la ropa, no amando en exceso sin recibir nada a cambio.

Es importante las palabras que dedica a que debemos ser buenos pero sin dejarnos avasallar ya que a muchos les enseñan esto pero no les enseñan a defenderse.

Destaca que entre los mediocres se suele producir envidia y aconseja huir de ellos o saber defenderse. Habla de la importancia de mirar a los ojos cuando se trata con otras personas. Es esencial para trabajos que requieren trato con el público.

Termina el capítulo hablando de las técnicas para resolver los conflictos y saber aceptar las críticas.

El capítulo cuatro está dedicado a las relaciones y los tipos de personas. Habla de los orientados a las personas, los orientados a los resultados, los que piensan las cosas, los pesados, los suspicaces, los excesivamente complacientes y da una visión de sus características y de como tratarlos.

El capítulo cinco es de suma importancia ya que se titula si se puede inducir a los demás a cambiar. Habla de la capacidad de persuasión y de los distintos pasos y técnicas, de sus ventajas y de sus inconvenientes.

Con el capítulo seis comienza la segunda parte del libro, nuestras relaciones personales con la pareja, la familia y en el trabajo y este capítulo sexto está dedicado a las relaciones de pareja.

Comienza con un texto de Khalil Gibran que según él tiene que ser la base de una relación de pareja.

En las condiciones para vivir en pareja resalta que dos son los pilares básicos para tener éxito: la atracción física y el afecto. La compatibilidad e incompatibilidad de carácteres también es importante.

Habla de establecer las reglas del juego con la familia, entre los dos y de la necesidad de hablar para que haya comunicación.

Habla de las exigencias del amor y de lo que debe de hacer el uno por el otro. Recalca la necesidad de no perder los nervios delante de otras personas.

El capítulo siete está dedicado a las relaciones familiares. La define como esencial. Da una definición de lo que es y lo que no es comunicación e invita a que los niños pequeños también expongan sus criterios.

Resalta también el hecho de que se tiene que evitar desde el principio que los hijos se impongan y acaben dominándonos. Pero saber ponerles los límites no significa ser autoritario.

Es más importante que cometan errores en su vida que insistir en que no los cometan. No hay que atosigarlos, pero también habla de sentar las bases para no dejarse maltratar por los hijos.

Habla también de esas madres controladoras que quieren seguir manejando a sus hijos provocando incluso rupturas y de las maneras de contrarrestar eso.

Dedica un importante apartado a las relaciones con la familia política y a saber guardar la compostura con ellos.

Acaba el capítulo dando unos interesantes consejos para realizar cuando se llegue a la vejez.

El capítulo ocho está dedicado al mundo del trabajo y comienza hablando de lo importantes que son las relaciones personales con los clientes.

Hace hincapié en lo necesarias que son las relaciones humanas y el tacto con el que se deben llevar, considerando al trabajador un ser humano y no un objeto.

Da una serie de consejos para tratar de sobrevivir ante un ambiente laboral hostil. Asimismo da consejos sobre como debe ser un buen jefe.

También describe las diferentes fases del acoso sexual y psicológico y como evitarlo. Es importante no dar muestra de nuestras habilidades y no hablar demasiado de nuestra vida personal.

Aconseja de que en el caso de que se llegue a producir el acoso laboral, dejar el trabajo o en el peor de los casos denunciarlo a la justicia.

El capítulo noveno está dedicado a las relaciones sociales. Se centra en las relaciones médico-paciente, funcionario-consumidor y profesor-alumno. Da las pautas necesarias para una buena relación y comunicación entre estos colectivos.

El capítulo décimo y último está dedicado a como transmitir valores. Para el autor los tres valores principales son explicar conductas, ofrecer modelos y enseñar que nuestros aptos tienen consecuencias. Los valores humanos facilitan las relaciones.

Como conclusión recalca que todos los animales actúan por instinto, incluidos nosotros, pero que a diferencia del resto de animales tenemos la capacidad de reflexionar y sacar conclusiones sobre la conveniencia o no de la actuación.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada