Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

diumenge, 30 d’octubre de 2011

Marcelino pan y vino (Ladislao Vajda)



Un niño recién nacido es abandonado en la puerta de un convento de frailes franciscanos. Estos le bautizan y le dan el nombre del santo del día, Marcelino, y acuden al pueblo en busca de una familia que le pueda cuidar.

Al no fructificar las gestiones el niño se queda en el convento al cuidado de los frailes y cinco años después Marcelino es un travieso niño que anima la vida cotidiana del convento.

El herrero del pueblo es nombrado alcalde y por unas discrepancias acusa a los frailes de maleducar al niño y los obliga a abandonar el convento.

Marcelino mientras tanto descubre en el desván un crucifijo y acaba llevando algo de comer, casi siempre pan y vino y el señor acaba llamándole Marcelino pan y vino.

Los frailes se extrañan del cambio de comportamiento de Marcelino y el superior encarga al cocinero que le vigile.

El señor quiere premiar a Marcelino por su bondad, y este le pide ver a su madre, que está en el cielo, y es entonces cuando se produce el milagro, que sorprende a los frailes y conmueve a la gente del pueblo, que desde entonces celebra una romería en honor a ese milagro.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada