Total de visualitzacions de pàgina:

dissabte, 3 desembre de 2011

El nacimiento de Jesús de Nazaret


Imagen obtenida de archivo particular

Para acercarnos al nacimiento de Jesús solo disponemos de las reseñas hechas por Mateo y Lucas en sus respectivos Evangelios, pero no aportan ningún dato riguroso. No obstante nos basaremos en ellos.

La tradición nos ha hecho creer que Jesús nació en el año primero de nuestra era, pero si nos atenemos a los datos que disponemos, no fue así. Según el Evangelio de Lucas aconteció en los días en que salió un edicto de César Augusto para que se empadronasen todos los habitantes del Imperio. Era gobernador de Siria Cirino y José subió de Nazaret en Galilea a Belén en Judea con Maria que se encontraba embarazada y es allí donde se produjo el parto como ya sabemos.

Teniendo en cuenta que este censo se llevó a cabo entre los años 6 y 7 después de Cristo y que solo se realizó en Judea, queda claro que esta es la fecha en la cuál nació Jesús.

Mateo fija sin embargo el nacimiento de Jesús en los tiempos del rey Herodes, con lo cuál su nacimiento seria en el año 4 Antes de Cristo. Basándonos en los testimonios de estos dos evangelistas tenemos una diferencia de diez años en la fecha del nacimiento de Jesús.

Los expertos actuales fijan el nacimiento de Jesús entre el año 9 y 5 Antes de Cristo habiendo un gran consenso entre los años 7 y 6 Antes de Cristo. Piensan que Jesús residió en Nazaret hasta los cuarenta años trabajando como carpintero, dejándolo todo en ese momento para ir en busca de Juan el Bautista, tras lo cuál inicia un periodo de dos años de vida pública que es lo que relatan los Evangelios, destronando así también el mito o la tradición que decía que murió con treinta y tres años.

Su cuestiona incluso su lugar de nacimiento, ya que algunos expertos lo situan en Nazaret en lugar de Belén e incluso en Cafarnaún, junto al lago Genezaret. Se basan para ello en los testimonios evangélicos de Marcos y de Juan que afirman que Jesús es oriundo de Nazaret.

Para muchos expertos situar el nacimiento de Jesús en Belén cuando no es cierto, tiene como objetivo cumplir algunas profecias. El apodo que recibe posteriormente de Jesús de Nazaret, afirma a estos expertos en sus conclusiones.

Ateniéndonos a los textos evangélicos, no hay forma posible de saber donde nació Jesús y en que condiciones. Mateo cuando habla de la estrella de Belén dice que se para en el lugar exacto donde se encuentra el niño.

Una tradición cristiana tardía da por cierta la suposición de que el nacimiento tuvo lugar en alguna de las muchas cuevas calizas que existen en las cercanías de Belén. La estampa del buey y la mula calentando al niño no aparece descrita en ningún evangelio. El texto al que debemos la historia de la Navidad tal como se conoce hasta nuestros días, se lo debemos a un Evangelio apócrifo llamado Pseudo Mateo, en el que se señala que al tercer día del nacimiento, Maria salió de la gruta y entró en un establo depositando al niño en un pesebre y que un buey y una mula lo calentaron cumpliéndose así lo que dijo el profeta Isaías.

Por lo tanto, en los Evangelios no encontramos ningún texto que justifique el nacimiento de Jesús en una cueva y la abnegada colaboración del buey y la mula dando calor al niño. Lo que nunca fue lleva más de dos mil años siendo y así seguirá.

La imagen de la Virgen María con el niño en brazos, tuvo sus antecedentes en otras culturas milenarias como la egipcia, con Isis amamantando a Horus. Estas imágenes ya estaban presentes en culturas con cultos agrarios poco desarrollados.

Los antiguos griegos y romanos adoraron a Harpócrates que se representaba recostado en el seno materno. El 25 de diciembre los romanos conmemoraban el nacimiento de Mitra. Todos los dioses de la antigüedad nacen en 25 de diciembre. Hoy en dia vemos y tenemos influencias de antiguas culturas, y la Iglesia Católica no tiene porque ser la excepción.

En la anunciación del nacimiento de Cristo, también se encuentran equivalencias en otras culturas más antiguas. En la propia Biblia se encuentran circunstancias parecidas en los nacimientos de Samuel, Sanson y Juan Bautista.

Encontramos también diferencias en el relato sobre la anunciación en los Evangelios de Mateo y Lucas, ya que resultan incongruente que los pastores duerman al raso en una fria noche de diciembre como relata Lucas.

Estas diferencias se deben a los lugares donde escribieron el Evangelio, Egipto y Roma, estando teñido de orientalismo el Evangelio de Mateo y de leyendas el de Lucas. La narración de Lucas tiene también sus equivalentes en culturas más ancestrales.

Cuando la Iglesia Católica situó la Navidad en el solsticio de invierno, creyó conectar las alegrías de esta solemnidad con las antiquísimas prácticas religiosas. La Iglesia Católica, que nació en contexto urbano, pero que estaba asentada en las culturas agrarias, tuvo muy clara la importancia de los pastores en los ritos navideños.

La famosa estrella de Belén también tiene relación con el nacimiento de otros Dioses o personajes influyentes en la historia. Muchos expertos aseguran que se trata de un hecho astronómica. Las diversas hipótesis afirman que se trata del brillante Venus, del cometa Halley o de una supernova.

Segun Kepler, la estrella de los magos fue debida a la conjunción de la Tierra con los planetas Jupiter y Saturno y que aparece en el mismo grado de longitud, para los observadores se presenta como una única estrella muy brillante. Según sus cálculos esta triple conjunción se produjo en el año 7 Antes de Cristo, lo cuál resulta compatible con el año 6 Antes de Cristo, dado como probable para su nacimiento.

Esa estrella era visible desde Persia y Mesopotamia, lugar de probable origen de los magos, y que por ello la vieran marchar ante ellos. Pero no por ello recorria el horizonte marcando el camino. El redactor de Mateo se aprovechó del suceso cósmico para impresionar a los habitantes del Mediterráneo y Oriente Medio.

La literatura está compuesta de realidad y fantasía y la Biblia, y más concretamente el Evangelio de Mateo, mezcla la realidad con la fantasía y la tradición navideña es una mezcla de esta realidad y de esta fantasía que ha perdurado hasta nuestros días. Después de todo, la Navidad es un período de ilusión e imaginación sobre todo para los niños.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada