Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

dimarts, 24 de gener de 2012

Inés y la alegría (Almudena Grandes)



Se trata del primer libro de la colección "Episodios de una guerra interminable" compuesto de seis novelas independientes, relacionadas con la guerra civil española.

Este primero se ambienta en Toulouse, en el Sur de Francia, unos meses después de finalizar la Guerra Civil y a punto de comenzar la Segunda Guerra Mundial.

Carmen de Pedro es la responsable de los comunistas españoles y se cruza con un cargo menor del partido, Jesús Monzón, que lo más que llegó a ser fue Secretario General en Navarra justo antes de estallar el conflicto.

Carmen hace un recorrido por los tiempos en que trabaja para los cargos del partido durante el conflicto bélico y por la figura de la Pasionaria, cuando asistía a sus mítines.

Deja en manos de Jesús Monzón la reorganización del Partido Comunista aunque ella sigue conservando el cargo y este se dedica a reclutar guerrilleros primero para derrotar a los nazis y después para iniciar una operación de reconquista de España para acabar con el régimen franquista.

Inés es una republicana proveniente de familia de monárquicos que tiene un hermano mayor, Ricardo, que se hace miembro de la Falange. Pasa algunos años de su vida cuidando de su madre, que sufre un estado de melancolía después de la muerte de su padre.

Como dato curioso e histórico comentar que la camisa azul la comenzaron a usar inicialmente los comunistas y que estos al ser adoptada también por la Falange acabaron desprendiéndose de este color.

Inés conoce a Aurora, una vecina del bloque que termina animándola a salir y a frecuentar diversos círculos de intelectuales. El alzamiento militar le coge sola en Madrid, ya que su hermano Ricardo se asila en la embajada de Suecia.

Cuando acaba la guerra, Ricardo es nombrado delegado de Falange en Lérida y se instala con su cuñada Adela en una casa en Pont de Suert junto al Noguera Ribagorzana.

Inés escucha a escondidas Radio España Independiente, la Pirenáica, hasta que una noche es descubierta por Adela. Hace un recorrido por su experiencia en la cárcel y su relación con Pedro, que es quien la delata.

Cuando se anuncia la operación reconquista por parte de la Unión Nacional Española evacuan la casa donde viven en el Pirineo.

Antes Jesús Monzón se ha dedicado a reclutar a las personas que participan en la lucha contra los alemanes y que una vez acabada la Segunda Guerra Mundial pasan a formar parte de la Unión Nacional Española.

Se mezclan recuerdos de la Guerra Civil Española con los que se están viviendo en ese momento en la Segunda Guerra Mundial.

Jesús Monzón tiene varios encuentros con Galán que le toma como uno de sus hombres de confianza dentro de la Unión Nacional Española. Galán se convierte en su hombre de confianza y juntos organizan los sectores en que dividirán el valle de Arán cuando se produzca la invasión.

Mientras tanto Inés al verse con una pistola para atar y amordazar a Adela y la doncella comienza a poner en marcha sus recuerdos, cuando va Adela a buscarla a la cárcel para llevarla a un convento y la dura vida que pasa y como después de intentar quitarse la vida acaba en la casa de Pont de Suert y los aburridos paseos con la cuñada, los intentos de lio del Comandante Garrido y sus ratos culinarios.

Al producirse la invasión del valle de Arán huye con el caballo de su hermano y logra juntarse con los miembros de la Unión Nacional Española acabando el Antes y comenzando el Durante.

El durante comienza con las reacciones que tuvieron Franco y Dolores Ibarruri ante la invasión, y como la reacción desproporcionada de Franco fue aireada por su hermana en sus memorias al estar presente en el Palacio del Pardo ese día, mientras que las de Pasionaria han sido más difíciles de constatar y como Franco piensa en ella al producirse la invasión del valle de Arán.

Trata de como y donde se encuentran los principales actores y personajes el día que se produjo la invasión del valle de Arán.

La segunda parte del Durante narra los momentos en los cuáles Inés se encuentra con los invasores y los recelos que crea entre algunos de los miembros el hecho de ser hermana del delegado de Falange en Lérida y como al final los principales dirigentes la aceptan como una más.

La presentan a Montse, la persona con la que compartirá cocina y después de los recelos iniciales es aceptada por esta y le da plenos poderes en la cocina al gustarla a Montse limpiar más que cocinar.

Inicia algo más que una relación amistosa con Galán y hablando se dan cuenta de que les traicionó y les denunció el mismo hombre.

Inés siente que está enamorada de Galán y por la manera que ve llegar a los hombres todas las tardes y sobre todo a Galán, deduce que las cosas no van como era de desear. Un día se produce algo inesperado para ella, Galán le dice que se tiene que mudar a casa de otra señora sin más razones que motivos de seguridad.

El Lobo uno de los miembros del comando y uno de los principales mandos, es el que está implicado en la marcha de Inés de la casa que hace de cuartel porque ve muchas casualidades en los parentescos de Inés.

La novela en ese momento narra todo lo expuesto hasta ese instante en el durante desde la perspectiva de Galán y como se siente frustrado por la huída de los prisioneros que habían liberado.

Se producen dudas sobre el ataque a Viella y al final deciden no hacerlo al no tener la suficiente garantía y seguridad ante la falta de refuerzos prometidos y de entusiasmo de la población.

Inés pasa a narrar sus penurias y calamidades en su nueva casa y la frialdad con la cuál comienza a tratarla Galán. En una masia atrapa a un franquista y lo lleva al campamento para que lo encierren y se dirige donde está Galán para avisarle.

Al final logra contarle lo que ha visto y este comenta a Inés que las cosas no van como esperaban y vuelve al campamento y es cuando las cosas ya comienzan a ir peor de lo que pensaban, ya que los franquistas reaccionan y comienzan a sufrir bajas y a tener heridos graves. Se producen incluso muertes como la del Bocas.

Cuando Inés se entera que se van a marchar quiere morirse y es cuando le pide a Galán que le mate porque no quiere vivir así y no quiere volver a ver llegar a los enemigos y entonces Galán le dice que le sacará de allí acabando así el Durante.

El después comienza con las maniobras y las gestiones realizadas por el Buró Político del Partido Comunista para abortar la invasión de Arán y los motivos para hacer cambios en la dirección del Interior.

La Pasionaria llega a Toulouse a reunirse con los dirigentes franceses y en contra de lo que se pensaba, no toma represalias contra el Comandante en Jefe que dirigió la invasión de Arán.

No puede tener su encuentro con Jesús Monzón porque este es detenido en Barcelona antes de cruzar la frontera y es cuando surgen las especulaciones sobre sus intereses en ser detenido para evitar ser depurado por el Buró Político.

Mientras tanto Inés trabaja en un restaurante español de Toulouse y describe los momentos de su salida de Arán y sus primeros tiempos en esta ciudad francesa.

Acaba casándose con Galán que se acaba convirtiendo en un clandestino que pasará la frontera española y descubre que se encuentra embarazada.

Acaban creando un restaurante propio y tienen una niña a la que ponen de nombre Virtudes. En una de las visitas a Madrid, Galán sufre un accidente al cortarse con la luna de un escaparate roto y sufre varios días de convalecencia.

Mientras se cura vive clandestino en un almacén para evitar ser detenido. Cuando regresa a Toulouse deja la clandestinidad y pasa a ejercer de representante de productos alimenticios.

Uno de sus compañeros desde los tiempos de la Guerra Civil muere de un infarto y en el entierro todos comienzan a recordar anécdotas vividas. La novela continua con la narración de los momentos vividos por Galán como clandestino.

Cuenta a Inés como fue su encuentro con Monzón en Madrid. Inés pasa a recordar todo el sufrimiento que padecía con los viajes clandestinos de Galán.

Habla de los encuentros que tuvo con Adela, su cuñada, después de abandonar Arán e instalarse en Toulouse, aprovechando los viajes de esta a Lourdes. Cuenta también las buenas relaciones que entablan Adela y la Pasionaria.

Con el paso de los años el hijo mayor de Adela se vuelve opositor al régimen y es descubierto por su madre en un acto contra la dictadura en las inmediaciones de Toulouse. Mientras tanto el restaurante de Inés inaugura sucursal en Madrid, siendo regentado por su hija.

En el penúltimo capítulo se narra la relación de Jesús Monzón con su primera mujer y como rompen por culpa de la muerte del hijo de ambos camino de Moscú. Llega hasta el momento en el cuál se casan por poderes y los momentos en los cuáles es juzgado por el Partido Comunista.

Narra también los momentos en que Dolores Ibarruri es abandonada por Francisco Antón para irse a vivir con otra mujer más joven y del momente en que cede la Secretaria General del Partido Comunista a Santiago Carrillo.

El último capítulo habla de los cinco quilos de rosquillas que Inés realiza en 1977 para cumplir la promesa que le hizo a Comprendes al abandonar Arán y de la foto de familia que se hacen todos los supervivientes a las puertas de un cine de Madrid.

El libro finaliza con una nota de la autora comentando los hechos en los cuáles se ha basado para escribir la obra, tanto reales como ficticios, recalcando que es el primer volumen de la serie.

Se trata de una interesante obra, fácil de leer a pesar de tener setecientas veintinueve páginas, sobre un hecho desconocido para muchos sobre la historia de España.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada