Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

dimarts, 22 de maig de 2012

El poder del ahora (Eckhart Tolle)



Se trata de uno de los mejores libros de autoayuda escritos, basado en las propias experiencias del autor después de sufrir una depresión y plasmar las pautas para superarla en este libro.

No tiene ninguna vinculación con ninguna religión pero mezcla todo lo bueno y lo compartido de todas ellas. El libro está hecho para leer por etapas e ir reflexionando.

Después del prefacio, el prólogo y los agradecimientos, comienza con una introducción donde habla de los orígenes del libro. Como una noche se despertó muy angustiado y como después de dejarse ir se comienza a sentir mejor y como comienza a dar consejos sobre la lectura del libro.

El capítulo primero habla de que no somos nuestra mente. Habla de la necesidad de mirar dentro de nosotros mismos. Habla de que pensar demasiado es una enfermedad y ayuda a liberarnos de la mente. Una de las claves es controlar esa voz que está instalada en ella. Habla de la necesidad de encontrar la paz interior.

En este capítulo también trata de la necesidad de no identificarse con la mente y de elevarse por encima del pensamiento. El momento presente no se puede encontrar mientras se sea la mente. Habla de la necesidad de sentir el cuerpo desde dentro.

Termina el capítulo hablando de los diferentes tipos de dolor como el resentimiento, el odio, la autocompasión, la culpabilidad, la ira, la depresión, los celos y la irritación y de los dos niveles el que se crea y el que pervive del pasado.

El capítulo segundo habla del camino para salir del dolor y comienza profundizando para no crear más dolor en el presente. Surge de una falta de aceptación y la mente al no aceptar el ahora lo provoca si no se la sabe controlar. A la mente le gusta tenernos controlados entre el pasado y el futuro para así continuar con su control.

Olvidarse del pasado y no pensar en el futuro es imprescindible para no crear más dolor ni a uno mismo ni a los demás. Hay que hacer del momento presente un amigo y no un enemigo. Para experimentar el poder del ahora hay que liberarse del dolor que produce el pasado.

El miedo psicológico se presenta en forma de desasón, preocupación, ansiedad, nervios, tensión, temor, fobia y es por algo que puede ocurrir, no por lo que está ocurriendo. Sus causas son miedo a la pérdida, miedo al fracaso o miedo a que nos hieran.

El capítulo tercero habla de entrar profundamente en el ahora y comienza hablando de que no hay que buscar nuestro yo en la mente. Recalca que nada ocurrió en el pasado y nada ocurrirá en el futuro, que todo ocurrió y ocurrirá en el ahora.

Hay que acceder al poder del ahora y vivir el presente. Cuando nos dejamos atrapar por la mente nos justificamos y ponemos escusas. La negatividad está producida por acumulación del tiempo psicológico y la negación del presente. Hay que mirar alrededor y obserbar las cosas.

Cuando se crea un problema se crea dolor. Estando liberado del tiempo no se persiguen las cosas con determinación. Se respetan y honran todas las cosas pero ninguna importa demasiado.

El capítulo cuarto habla de las estrategias mentales para evitar el ahora y comienza diciendo que la pérdida del ahora es el núcleo del engaño. Liberarse del tiempo es liberarse de la necesidad psicológica del pasado.

Según un nativo americano, los blancos siempre tienen el rostro tenso y siempre están agitados. Jesús preguntaba a sus discípulos porque estaban ansiosos y Buda señalaba que nuestro sufrimiento se basaba en nuestro constante desear y anhelar.

Hay que acostumbrarse a hacer un recorrido del estado emocional y mental mediante la autoobserbación. Se consigue obserbando nuestros resentimientos y disgustos. Esto lleva a la etapa donde se deja de creer en emociones negativas. Hay que mantenerse presente donde se esté y no dejar que el miedo llegue a la mente.

Siempre se puede lidiar con el ahora pero nunca con el futuro. El camino interno solo tiene el paso que se da en ese momento. El pasado no puede sobrevivir en nuestra presencia. El poder del ahora es el poder de la presencia, la conciencia liberada de las formas de pensamiento.

El capítulo quinto trata del estado de presencia. Cuando se está relajado sin pensar en cuando se recibe lo que no se espera. La mayoría de los seres humanos están identificados con la mente y dirigidos por ella. Cristo expresó su divina presencia y su verdadera naturaleza.

El capítulo sexto está dedicado al cuerpo interno y comienza hablando de que el ser es el yo más profundo. Hay que mirar más allá de las palabras. Tenemos que trasformarnos a través del cuerpo. Hay que profundizar en las raíces internas. Si nos mantenemos anclados en el cuerpo estaremos integrados en el ahora.

Cuando se tenga que esperar hay que aprovechar para sentir el cuerpo interno. Antes de entrar en el cuerpo hay que perdonar. Nos profundiza con nuestro vínculo con lo no manifestado. Hay que frenar el proceso de envejecimiento y fortalecer el sistema inmunológico. Hay que dejar que la respiración lleve al cuerpo y usar la mente de manera creativa.

El capítulo séptimo está dedicado a los portales de acceso a lo no manifestado. Comienza hablando de como entrar profundamente en el cuerpo. Habla de tener sueños sin sueño. El ahora es uno de los portales más importantes.

El silencio, el espacio y el tiempo son otros importantes portales. La muerte solo es dolorosa cuando uno se aferra a ella.

El capítulo octavo trata de las relaciones iluminadas y comienza hablando de entrar en el ahora desde donde se esté. Da un amplio resumen de las relaciones amorosas. Habla de convertir relaciones adictivas en relaciones iluminadas. Hace mucho hincapie en convertir las relaciones en una práctica espiritual.

Resalta que las mujeres están más cerca de la iluminación y que el cuerpo dolor es mayor obstáculo para ellas. Esto último se debe a los años que han estado explotadas por los hombres. Cuando se está iluminado se deja la relación con uno mismo y se inician las relaciones de amor.

El capítulo noveno trata de que más allá de la felicidad y de la infelicidad está la paz y habla de las diferencias entre la felicidad y la paz interna. Hay que hacer uso y renuncia de la negatividad. La negatividad impide emerger un estado deseable.

Cuando alguien se identifica con una emoción negativa no quiere soltarla y no desea un cambio para mejor porque pone en peligro su identidad como persona deprimida, enfadada o maltratada. Entonces ignora, niega o sabotea lo positivo de la vida.

La negatividad es antinatural, es un contaminante psíquico. Hay que mantenerse más presente para eliminar esa negatividad. Hay que detenerla antes de que surja. Hay que dejar que lo que nos produce negatividad nos atraviese.

Habla de hacer un orden de realidad diferente. Todos los males son el efecto de la inconsciencia. El verdadero cambio ocurre dentro, no fuera. Cuando Jesús dijo ama a tus enemigos, lo que realmente quiso decir es que no se tuviera enemigos.

El capítulo décimo y último trata del significado de la rendición y comienza hablando de la aceptación del ahora. Habla también de como ir de la energía mental a la energía espiritual. Hay que trasformar la enfermedad en iluminación. También hay que trasformar el sufrimiento en paz. Nosotros tenemos el poder de elegir.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada