Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

dimarts, 6 de novembre de 2012

Como actuar con seguridad (Judith Stewart)



Interesante libro en el cuál con dos personajes de ficción se narran una serie de relatos que ayudan a aumentar la seguridad y la autoestima de las personas.

El primer relato nos ayuda a actuar con seguridad. Chris enseña a Hellen y Mark a actuar con seguridad y les da las claves de las personas inseguras como reaccionar con agresividad, dejarse convencer antes de comparar, no saber decir no, comportarse con actitud pasiva, tener tendencia a huir de los conflictos, prefieren que otros tomen las decisiones por ellos, no expresan sus necesidades, tienen tendencia a menospreciarse.

Les dice que actuar con seguridad pone en igualdad de condiciones con la otra persona. La persona segura es capaz de expresar lo que piensa, lo que siente y lo que quiere. Actuar con seguridad significa comunicarse de forma honesta y directa. Si hablamos con una persona que actua con seguridad nos sentimos respetados y tratados como iguales. La clave de actuar con seguridad consiste en ser capaz de evaluar una situación, considerar las consecuencias y actuar de forma adecuada.

Actuar con seguridad significa tener derecho a negarse sin sentirse culpable, tener derecho a decir lo que queremos teniendo en cuenta que el otro lo tiene a negarse y no menospreciarse uno mismo.

El segundo relato trata de como devolver con seguridad artículos defectuosos. Hay que decidir lo que se quiere y averiguar si es posible llevarlo a cabo. No tenemos que vernos envueltos en una discusión ni permitir que nos cambien de tema. Tenemos que aferrarnos a nuestra posición. Existen para ello la técnica del disco rayado repitiendo el mensaje y la de devolver la pelota que consiste en afirmar lo que ha dicho el interlocutor repitiendo alguna de sus palabras sin dejar de usar el disco rayado.

Para mostrar seguridad también es importante el lenguaje corporal y el tono de voz, ya que buena parte de las ocasiones esto es creible. Para lograr esto hay que creer en lo que se dice.

El relato tercero enseña a decir no. Cuando insisten mucho es buena la técnica de devolver la pelota. Cuando no dan detalles de lo que se debe de hacer hay que pedirlos. Una buena técnica para negarse es decir que sabe mal pero que no se puede.

Si se dice si cuando se quiere decir no se termina odiando el compromiso adquirido. Hay que elegir no involucrarse en los problemas de los demás y ser respetado y tratado como un ser humano.

El relato cuarto enseña a negociar y llegar a un acuerdo. Cuanto más seguro, abierto y franco se es con las personas que nos rodean, más lo son ellos con nosotros. Actuar con seguridad significa no ser prisionero de una voz maternal que nos indique lo que debemos hacer.

Poder cambiar de opinión es otro de nuestros derechos y ante esta situación necesitamos un acuerdo viable. Las posiciones y los intereses no son lo mismo. Hay que averiguar el interés del otro y negociar. Hay que encontrar una forma de satisfacer los intereses de ambos.

El relato quinto enseña a afrontar las críticas. Mark explica a Chris algunas de las críticas de su jefe que le hacen dudar de la eficacia de su trabajo. Chris dice que ante situaciones así no hay ni que disculparse ni atacar. Hay que practicar la afirmación negativa que consiste en dar la razón utilizando algunas de sus palabras. Hay que saber aceptar las críticas válidas y defenderse de las que no lo son.

En el relato sexto se continua con las críticas y los protagonistas aprenden a evitar manipulaciones y a criticar. Hay que practicar la interrogación negativa para saber cuál es el problema y preguntar por los aspectos positivos. Cuando criticamos debemos especificar también los aspectos positivos y cuando nos dan un cumplido aceptarlo.

El relato siete trata de como mejorar las relaciones amistosas. Dice que las discusiones entre parejas la mayoría de las veces se deben a rencores con los demás. Solemos creer que nuestra forma de vivir y de ver el mundo es la verdadera y si los demás hacen las cosas de forma diferente pensamos que son malos o inferiores.

Hay que obserbar la situación desde el punto de vista del otro. No hay que dejar que los rencores y los enfados se acumulen demasiado. Hay que saber expresar el enfado con seguridad en vez de con agresividad y decidir el lugar adecuado para hablar.

Cuando se quiere lograr un trabajo bien por ascenso o bien por vacante hay que decir que se desea ya que suelen creer que nos gusta lo que hacemos. Si no se tiene la convicción de que se desea por el tono de voz o el lenguaje corporal nos delatamos aunque digamos que lo deseamos.

Hay que prepararse para el trabajo que se desea y realizar cursos para comportarse con seguridad. Para hacerse notar hay que participar en las reuniones, dirigir equipos de trabajo y mejorar la autoestima. Hay que cambiar el quien yo por el si yo. No hay que tratar de hacer todo lo posible sino obtener lo que se quiere. Hay que hacernos a nosotros mismos regalos que nos gusten y confiar en nosotros mismos. Pensando positivamente se da lugar a que ocurran cosas positivas.

El relato ocho y último profundiza en la entrevista y como comportarse con seguridad. A la hora de preparar un curriculum hay que averiguar todo lo posible sobre el trabajo en cuestión. Hay que resaltar las actividades que se han hecho y las responsabilidades adquiridas.

En las entrevistas hay que actuar con seguridad y hablar sin menospreciarse, saber lo que se quiere decir y sin rodeos. Si se necesita tiempo para pensar hay que tomárselo. No hay que ignorar los halagos.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada