Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

dimarts, 20 de novembre de 2012

Trozo de mi infancia roto





El pasado domingo 18 de noviembre, fallecía en Madrid, Emilio Aragón Bermúdez, más conocido como Miliki, uno de los entrañables payasos que durante las décadas de los 70 y los 80 nos deleitó a muchos españoles, que entonces éramos niños y adolescentes, y los que no lo eran tanto, con su programa, el circo de televisión española, donde junto con sus hermanos, Gabriel (Gaby) y Alfonso (Fofó) y el hijo de este Fofito, llegaban a miles de hogares a través de la televisión.

El programa comenzó a emitirse en 1974, después de haber pasado todos ellos muchos años por los principales países de habla hispana, donde dejaron también una importante huella y no tardaron en meterse en el bolsillo a toda una generación de españoles.

Primero fue Fofó el que nos dejó, en pleno triunfo, en pleno programa y aquí es donde muchos españoles sufrimos nuestra primera gran decepción. Una vez fallecido Fofó, siguieron juntos los dos hermanos y Fofito, uniéndoseles más tarde Milikito, hijo de Miliki que al dejar el programa fue sustituído por Rody, hijo de Gaby.

Como suele pasar con los grandes conjuntos musicales, después de varios años trabajando juntos acabaron separándose, pero Miliki siguió deleitándonos, no solo haciéndonos reir en los programas en que aparecia junto con su hija Rita Irasema, sino volviéndonos a recordar las canciones del programa y otras nuevas en una serie de discos que grabó.

Ultimamente había comenzado a cultivar la literatura y nos deja también como legado diversas novelas policiacas que ha escrito ya en su madurez, en un momento en que su falta de movilidad le impedía realizar una vida más normal.

Esta reseña, me llevaría mucho tiempo si tuviera que hablar de toda la trayectoria de Miliki y de los payasos de la tele, pero dos días después de su triste desaparición, he querido recordar a uno de mis ídolos de infancia y de adolescencia y cuyas canciones, casi todas me las he aprendido de memoria, cuando no soy excesivamente bueno para memorizar canciones y que ahora mi hija Teresa, también canta haciéndolas así perdurar y manteniendo la memoria de estos grandes artistas del circo.
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada