Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

diumenge, 17 de novembre de 2013

El examen del día

Es una práctica de la Iglesia desde hace mucho tiempo. San Ignacio lo incluye en su libro de los Ejercicios. Se trata de, al final del dia, ver la película de todo lo vivido, pero desde el amor de Dios. Es, también, una forma de oración. He aquí una manera de hacerlo:

* Busco un lugar que suscite paz.
* Tranquilizo mi cuerpo y mi espíritu.
* Me pongo en la presencia de Dios.
* Revivo con mi imaginación lo vivido en el día, sin hacer ningún juicio moral.
* ¿Qué sentimientos tuve en las cosas que hice y con las personas que estuve?
* ¿Que me dió paz, alegría y gozo?
* ¿Qué me molestó o incomodó? ¿Cómo se originó?
* Doy gracias por la vida vivida en el día, por la paz, por la alegría y el gozo.
* Pido perdón por las distancias, rechazos, malas intenciones, flojeras de mi vida.
* Realizo un propósito de enmienda confiando en que el Señor me ayudará.
* Le presento a Dios mi día siguiente: lo que haré, con quien estaré y lo que espero.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada