Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

divendres, 5 de febrer de 2016

100 años de la muerte de Rubén Darío





Mañana 6 de febrero de 2016 se cumplen 100 años de la muerte del escritor nicaragüense Rubén Darío, uno de los poetas más influyentes de la poesía del mundo hispánico en el siglo XX y conocido como el Príncipe  de las letras castellanas.

Nació el 18 de enero de 1867 en Metagalpa (Nicaragua). Su niñez trascurrió en León de Nicaragua, criado por unos tíos abuelos a los que consideró sus verdaderos padres. Fue considerado un lector precoz y en 1879 ya comienza a escribir sonetos.

Estuvo influenciado por los poetas Zorrilla, Campoamor, Nuñez de Arce y Ventura de la Vega. En 1881 se traslada a Managua donde se prolifera en la labor periodística. Estuvo una temporada en El Salvador y en 1886 se instaló en Valparaiso en Chile.

En Chile vivió en condiciones muy precarias. En 1888 se trasladó a la capital chilena, Santiago, donde comenzó a colaborar en “El Heraldo”. Mas tarde fue nombrado corresponsal del diario argentino “La Nación”, el más influyente de Sudamérica.

En los últimos años de la década de los ochenta, estuvo por distintos países centroamericanos. En 1892 viajó a España dentro de la delegación nicaragüense por el cuarto centenario del descubrimiento de América y frecuentó con los poetas Gaspar Nuñez de Arce, José Zorrilla, Salvador Rueda y los novelistas Juan Valera y Emilia Pardo Bazán.

En 1893 viajó por algunos países centroamericanos antes de recalar en Buenos Aires. Allí llevó una vida de desenfreno al borde de sus posibilidades económicas. En la capital argentina publicó “Los raros” y “Prosas profanas y otros poemas”. A finales de 1898 se instala en Barcelona.

Desde allí enviaba cuatro crónicas mensuales al diario “La Nación”. Estas crónicas dieron lugar al libro “España contemporánea. Crónicas y retratos literarios”. En esta época entabló amistad con Juan Ramón Jiménez, Ramón Maria del Valle Inclán y Jacinto Benavente.

En los primeros años del siglo XX fijó su residencia en París. Allí conoció a Antonio Machado. Visitó países como Reino Unido, Bélgica, Alemania e Italia. En 1905 publicó “Cantos de vida y esperanza”, “Los cisnes y otros poemas” y “Salutación del optimista”.

Hasta 1914 ocupó diversos cargos diplomáticos y su salud se fue deteriorando debido a su alcoholismo. Ese año partió hacia América, estando en diversos países, regresando a Nicaragua a principios de 1916, falleciendo el 6 de febrero.

Su archivo fue donado al gobierno de España y actualmente se encuentra en la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada