Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

divendres, 3 de febrer de 2017

50 años de la muerte de Violeta Parra





Este domingo 5 de febrero de 2017, se cumplen 50 años de la muerte de Violeta Parra, cantautora chilena, considerada una de las grandes folkloristas de América latina.

Nació el 4 de octubre de 1917 y era hija del músico Nicanor Parra. Su infancia trascurrió en el campo. Realizó sus estudios en una escuela normal. Su padre falleció en 1931 y se trasladó a Santiago un año más tarde.

Allí retomó los estudios en la escuela normal de niñas, aunque lo que de verdad le interesaba era el canto. Inició su carrera artística en 1937 interpretando boleros, corridos, cuecas, rancheras y tonadas.

Su marido Luis Cereceda la inició en la política afiliándose al partido comunista en 1948. En 1950 comenzó la extensa labor de recopilación de tradiciones musicales chilenas, pasando su repertorio a ser de canciones tradicionales de Chile, plasmado en más de 3000 canciones.

En 1953 grabó los sencillos “Casamiento de negros” y “Que pena siente mi alma” que se convirtieron en dos de sus canciones más conocidas. En 1954 participó en un festival juvenil en Varsovia y aprovecho este viaje para recorrer la Unión Soviética y parte de Europa.

Regresó a Chile en 1957 instalándose en Concepción donde fundó el Museo Nacional de Arte Folklórico. En este período aparecieron sus discos “Canto y guitarra” (1957), “Acompañada de guitarra” (1958), “La tonada” y “La cueca” (1959).

En 1961 viajó a Argentina instalándose en Buenos Aires antes de marchar hacia Helsinki para participar en el Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. Después recorrió la Unión Soviética, Alemania, Italia y Francia, instalándose en París.

Allí grabó el disco “Recordando a Chile” con canciones como “Paloma ausente” y “Arriba quemando el sol”. A partir de 1964 sacó canciones como “Corazón maldito”, “El gavilán”, “Que he sacado con quererte”, “Miren como sonríen”,  Que dirá el Santo Padro”, “Arauco tiene una pena” y “Según el favor del viento”.

En 1965 regresó a Chile e instaló una gran carpa para ser un referente de la cultura chilena pero no obtuvo el apoyo del público. En 1966 lanzó el disco “Las últimas composiciones” con canciones como “Gracias a la vida” y “Volver a los 17”.

Se suicidó el 5 de febrero de 1967 en la carpa que había instalado dos años antes, teniendo lugar su funeral dos días después. Dejó bastantes canciones inéditas y sus éxitos han sido versionados por distintos músicos chilenos.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada