Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

divendres, 27 d’octubre de 2017

Paz y fraternidad

Los cristianos creemos que en la Iglesia somos miembros los unos de los otros, que todos nos necesitamos, porque a cada uno, se nos ha dado una gracia según la medida del don de Cristo para la utilidad común. Cristo ha venido al mundo para traernos la gracia divina. Esto lleva consigo tejer un entramado de relaciones fraternas, basadas en la reciprocidad en el perdón, en el don total de si, según la amplitud y la profundidad del amor de Dios, ofrecido a la humanidad por aquel que, Crucificado y Resucitado, atrae a todos a si: "Les doy un mandamiento nuevo: que se amen unos a otros, como yo les he amado, ámense también entre ustedes. La señal por la que conocerán todos que son discípulos mios será que se aman unos a otros". Esta es la buena noticia que reclama de cada uno de nosotros un paso adelante, un ejercicio perenne de empatía, de escucha del sufrimiento y de la esperanza del otro, poniéndonos en marcha por el camino exigente de aquel amor que se entrega y se gasta gratuitamente por el bien de cada hermano y hermana. Toda actividad de los cristianos debe distinguirse por una actitud de servicio a las personas. El servicio es el alma de esa fraternidad que edifica la paz.

Papa Francisco.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada