Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

divendres, 10 de novembre de 2017

Los jóvenes y la iglesia

Por lo general, los jóvenes están muy lejos de la Iglesia. No necesariamente, porque tengan algo en contra de ella, sino porque sencillamente, no somos interesantes, nuestra propuesta de fe les es irrelevante. ¿Qué hacer? Algunas sugerencias de Enzo Biemmi:

1. Hay que ir a los jóvenes alli donde están. Su mundo nos es generalmente desconocido, pero es un mundo lleno de vitalidad, de interrogantes y expectativas.

2. Debemos atrevernos a proponerles algo. Si únicamente les esperamos, transformaremos las parroquias en salas de espera vacías.

3. La propuesta que les hagamos no tiene que deslumbrarles a base de efectos especiales: ellos ya saben como divertirse y distraerse. Lo que podemos proponerles es una experiencia de interioridad, de espiritualidad, de silencio, de oración.

4. Ellos aprecian las cosas bellas. El camino de la belleza es para ellos el camino real de la fe. El arte, la música, las flores... son los lenguajes que entienden y aman.

5. Los jóvenes van con los jóvenes. Ellos se evangelizan mutuamente.

Tal vez el camino para acercarlos al evangelio puede ser que las puertas de las iglesias sean de cristal y que dentro haya siempre una luz encendida.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada