Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

dimecres, 20 de juny de 2018

Música maestro



El mundo de los sonidos nos acompaña desde antes incluso de nacer. Los primeros ritmos que sentimos son los latidos del corazón de nuestra madre y del propio.

Durante el embarazo la voz de la madre llega a los oídos del bebé a través de sútiles vibraciones y cuando se acerca el momento del parto, este ya percibe algunos sonidos del entorno que está a punto de conocer.

La música constituye un vehículo fundamental para el desarrollo integral de los más pequeños. Donde hay música hay alegría.

Cuanto mayor sea el espectro de estímulos que el niño reciba, mejor será su crecimiento. Las actividades relacionadas con la música favorecen el desarrollo de las áreas cognitiva, emocional, social, afectiva, motora y del lenguaje.

Cualquiera, tú también, puede hacer música para el bebé. Si, una nana puede calmarle, acompañarle y darle seguridad.

Cántale despacito y de forma monótona, imitando el balanceo de una mecedora. Se calmará. Usa un volumen de voz bajito, para que actúe como relajante. Desafinar es lo de menos, lo importante es que te sienta cerca.

La letra de la canción puede ser improvisada. Repetir palabras tiene un efecto hipnótico que favorece el sueño.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada