Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

dijous, 28 de juny de 2018

Oración y reino de Dios

Los cristianos cuando hacemos oración, elevamos nuestro corazón a un Dios que es Padre, y cuya voluntad es que su amor y justicia reinen en toda la creación. ¿Somos conscientes de esto? ¿a qué tipo de Dios nos dirigimos? ¿a un Dios indiferente ante las injusticias y el dolor, o a uno que quiere la justicia y el bien de todos? ¿De dónde arranca y hacia dónde nos conduce la oración? ¿Nace de la búsqueda del reino y nos compromete en su realización, o es un ejercicio de autocomplacencia?

Por otro lado, la oración es cristiana solo si acoge al Dios de Jesús, el Dios de los pobres, el que se ha encarnado para buscar y salvar lo que estaba perdido. No cualquier contemplación puede ser considerada cristiana. No cualquier búsqueda de Dios es fiel a Cristo, sino aquella que lo hace en y con los últimos, los marginados, los pequeños. Tal como el mismo Jesús lo hizo.

En la oración cristiana se busca la voluntad de Dios sobre el reino, se da gracias por su crecimiento, se pide perdón por su ausencia. En el centro de la oración está siempre el Dios de los pobres. En su interior resuena siempre la llamada de Cristo a encontrarlo entre ellos.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada