Total de visualitzacions de pàgina:

Publicidad

divendres, 22 de juny de 2018

Ser amable

Una persona amable es la que es digna de ser amada y capaz de demostrar su amor. La amabilidad está unida a ser cariñoso, afectuoso, cortés, agradable, servicial. Cualidades que nos hacen salir de nosotros mismos para estar orientados hacia los demás.

Los niños no nacen siendo amables. La amabilidad se aprende. Corresponde a los padres sentar las bases para que los niños entiendan que ser amable con los demás es una ventaja para todos. Y esto se consigue ejercitando la amabilidad. Cuando una persona es amable, genera en los demás un sentimiento positivo, una complacencia. Por eso la persona así es digna de ser amada, merece y se gana el cariño de los demás, se hace querer.

Algunas pistas para ejercitar nuestra amabilidad en casa: tener detalles hacia cada uno de nuestros seres queridos; ofrecer y aceptar ayuda; dar siempre gracias; promover las buenas formas de relacionarse con los demás, como pedir un favor, permiso, disculpas o saludar; reforzar y promover las buenas acciones que tu hijo realice; mostrar cariño con abrazos, besos y palabras, y todo aquello que haga sentir a tu hijo que es digno de recibir amor.

Este pequeño texto, constituye un pequeño homenaje a mi madre, que fue la mejor maestra que he tenido y que me enseñó todo esto expuesto de cara a mi presentación en sociedad y en los distintos actos sociales y familiares que practicábamos los dos.

Mi madre me enseñó a llevar a la práctica la primera parte del tercer párrafo y practico conmigo siempre que hacía alguna buena acción la parte final de dicho parrafo. Va por mi madre.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada